La Cantuta, una flor sagrada para los incas, es la Flor Nacional del Peru. Su nombre científico es Cantua Buxifolia y, en quechua, se la llama “K’antu”. Esta flor, de forma de tubo cuenta con un color rojos intenso pero, también, se puede encontrar en amarillo, rosa, y blanco. La misma florece durante todo el año de manera silvestre y, en muchas ocasiones, su planta llega a medir entre dos y tres metros de altura. Es más fácil encontrarla en la zonas de Cusco, Huancayo y Huancavelica, entre otros pueblos.

Esta flor es muy tradicional y ha sido cultivada desde tiempos ancestrales. De hecho, muchos la conocen como “La flor del Inca” ya que ellos la ofrecían a sus dioses por su inigualable belleza. La Cantuta, además, formaba parte de los rituales funerarios de los Incas ya que se creía que a través de su néctar se podría aplacar la sed que sentirían los muertos durante su viaje al mundo de los muertos.

La cantuta fue tan importante durante el período incaico que se puede ver manifestada en distintas manifestaciones artísticas de la época como la cerámica o el arte textil incaico. Es así como, con el correr de los años, esta flor se convirtió en un patrimonio nacional.